Instituto del torax santiago

J. Emanuel Finet, MD – Clínica Cleveland

“Es muy querido por sus pacientes porque siempre pasa mucho tiempo con ellos, es claro en lo que es posible, les dice los pros y los contras de todo y luego lucha por su cuidado”, dice Gretchen Blow, gerente de Servicios Administrativos de Neurocirugía. “El personal le aprecia porque, debajo de su enorme presencia física, se preocupa mucho por las personas y por cómo se sienten. Siempre quiere asegurarse de que están bien”.

¿Por qué decidió especializarse en neurocirugía? La neurocirugía fue la última rotación de mi tercer año de la facultad de medicina en Yale. Antes de eso, me dirigía a la cirugía ortopédica. La combinación de los pacientes, los retos y la gente inteligente y trabajadora con la que trabajaba hacía imposible hacer otra cosa. El jefe de residentes de entonces era un neurocirujano pediátrico que pronto se llamaría Tim George. Su espíritu era increíble y contagioso y me hizo decidir fácilmente que la neurocirugía era el lugar adecuado para mí.

¿Qué le gusta de su trabajo? Me encanta el alcance de las interacciones que tengo cada día. Recorrer los pasillos desde primera hora de la mañana hasta última hora de la noche me permite conocer a muchos tipos de personas diferentes.    Además, pocas personas pueden decir que nunca han estado enfermas. He tenido la suerte de atender a muchos tipos diferentes de pacientes y la inmensa mayoría han sido el tipo de personas con las que no me importaría compartir una taza de café o una copa de vino si estuvieran interesados.

Nuevo tratamiento de la válvula aórtica transcatéter

Santiago Horgan dirige el Centro para el Futuro de la Cirugía (CFS) y es Jefe de la División de Cirugía Mínimamente Invasiva. Antes de incorporarse al Departamento de Cirugía de la Facultad de Medicina de la UC San Diego en 2006, el Dr. Horgan fue director del Departamento de Cirugía Mínimamente Invasiva y Cirugía Robótica y codirector del Centro de Deglución de la Universidad de Illinois en Chicago. También fue director del Centro Bariátrico de Mínima Invasión de Chicago. En esta entrevista nos habla de lo que le llevó a la cirugía, de la expansión en curso del CSA y de por qué es importante tener conocimientos empresariales cuando se es cirujano.1 de octubre de 2018 | Entrevista realizada por Lindsay Morgan

Usted creció en Argentina y completó su residencia en cirugía en la Facultad de Medicina de la Universidad de Buenos Aires, donde también recibió su título de médico. Su padre era cirujano. En qué momento decidió seguir sus pasos… Solía hacer la ronda con él, desde que tenía 4 años. Me llevaba al hospital; yo esperaba fuera de la habitación y hacíamos la ronda todo el día. Pude verle operar cuando tenía 14 o 15 años, y me encantó. Si le preguntaras a mi madre o a mis abuelos, te dirían: Santi siempre quiso ser cirujano.

Conexiones en vivo del tórax de Compostela

“Siempre hemos tenido una experiencia excelente, empezando por el proceso de planificación. La facilidad para programar nuestros eventos, la disponibilidad de equipos y salas de conferencias, así como el auditorio de última generación, mejoran nuestras experiencias de formación”.

Actualmente trabajo en la Academia Aesculap como responsable de programas desde hace 13 años.    Disfruto de la interacción con el marketing, los cirujanos y el personal de laboratorio.    Una de mis partes favoritas de trabajar en Aesculap es saber que los productos que fabricamos afectan y ayudan a tanta gente. Lo que hacemos es importante, y no todo el mundo puede decir eso.

Mi trabajo me mantiene alerta. Me gusta saber que puedo tener un impacto positivo tanto en Aesculap como en los cirujanos y en los empleados con los que trabajo a diario. Soy los ojos, los oídos y la voz de la empresa y de nuestros empleados, y me enorgullece asegurarme de que todos tengan las herramientas necesarias para tener éxito. Trabajar con ese objetivo me hace querer esforzarme más en todo lo que hago.

A diario, creo nuevos procesos para ayudar a que nuestro equipo sea más productivo. Lo primero que me convenció de Aesculap fue salvar la vida de una persona, la visión de nuestra empresa, y nuestros valores. Y cuando me incorporé, me di cuenta de que no eran sólo palabras en una pared, sino que nos guiamos por ellas. Trabajar por ese objetivo y tener a nuestro equipo a mi lado es lo que hace que el trabajo sea algo más que un trabajo.

Cambio de paradigmas en el cáncer de pulmón

Doctorado, Universidad Nacional Autónoma de México Residencia, Universidad de Minnesota Beca, Universidad de Minnesota, Minneapolis, MN; Centro Médico de la Universidad de Indiana, Indianápolis, IN; Centro Oncológico Memorial Sloan-Kettering, Nueva York, NY; Universidad de Pittsburgh, Pittsburgh, PA

La empatía y la excelencia guían mis interacciones con los pacientes. Me esfuerzo por ponerme en el lugar de cada paciente, y mi objetivo es ofrecer a cada uno de ellos la atención más segura y avanzada. La empatía se consigue escuchando, la excelencia es el resultado de la investigación.