Instituto de la empresa familiar ief

Red de empresas familiares

El nuevo presidente del Instituto de la Empresa Familiar (IEF), Andrés Sendagoortahas, ha reivindicado el papel de las empresas familiares como “fuente de prosperidad y progreso para la sociedad española” durante su intervención en la asamblea del IEF de este miércoles.

El actual presidente del IEF ha defendido que las empresas familiares españolas trabajan “por una sociedad mejor” y se ha comprometido a prestar atención “a las cuestiones relacionadas con la fiscalidad, en particular con las herencias y las sucesiones, y en la gobernanza familiar”.

“Nuestro peso debe medirse por quién representa a la empresa familiar en nuestro modelo de sociedad, y cualquier observador objetivo llegará a la conclusión de que la empresa familiar es uno de los pilares fundamentales sobre los que se asienta la sociedad civil española”, ha dicho. . Sendagoreta.

También ha recordado que durante los últimos 30 años, las empresas familiares han sido “motores activos de la modernización de España”. y ha señalado que la palabra “empresario” debe asociarse a “un sentido de creación de riqueza económica y progreso social”.

Sendagoorta se ha marcado como objetivo para los próximos dos años preservar el “legado empresarial” de la familia ante los responsables públicos, para que se note su labor y se pueda “competir en el mundo sin cargas ni perjuicios”. se puede dar

Sucesión de empresas familiares

Antecedentes: Las empresas familiares son la forma de negocio predominante en todo el mundo. Sin embargo, las estadísticas internacionales indican que, en promedio, sólo el 30% de estas empresas superan la primera generación y que no logran sobrevivir más allá de la cuarta generación. Lo anterior ha motivado el análisis de las características y comportamientos de las empresas familiares, ofreciendo modelos de gestión específicos para estas firmas, con el fin de potenciar sus resultados y probabilidades de supervivencia en el tiempo.

Especialización GEMFM en Gestión de Empresas Familiares: Este programa de especialización está dirigido a los fundadores, a las siguientes generaciones de empresarios familiares y a los miembros de las familias empresarias que buscan la permanencia y el éxito de sus empresas. También, para aquellos interesados en convertirse en consultores, coaches empresariales, y/o directores y gerentes no familiares de empresas familiares.

Una iniciativa de vanguardiaLa especialización GEMFM en Gestión de Empresas Familiares es ofrecida por GEMFM Global Network, junto con el Centro Santander de la Empresa Familiar de la Universidad de Granada (España). Además del diploma GEMFM Global Network, este Centro español proporciona a los participantes un certificado de formación en gestión de empresas familiares.El Instituto de la Empresa Familiar en España (IEF) coordina una importante red de centros de empresa familiar, financiada por el Banco Santander. Esta red, la mayor del mundo en esta disciplina, está formada por 39 centros en los que interactúan 200 profesores universitarios con una media de 2000 alumnos al año en toda España. Estos centros están orientados a analizar, investigar y enseñar sobre la realidad de estas empresas.La Universidad de Granada ocupa actualmente el puesto 4 en España, el 69 en Europa y el 173 a nivel mundial, según el Ranking Webometrics de Universidades del Mundo.

Empresas familiares

Antes de abordar la parte cuantitativa y cualitativa de su estudio, los autores repasan el papel que desempeñan las mujeres en la empresa familiar, recordando que este tipo de empresas mezclan negocio y familia y que las mujeres están más asociadas a la segunda que a la primera. De la literatura se desprende que, a pesar de la creciente participación de las mujeres en la empresa familiar, su papel sigue siendo bastante informal. O, más exactamente, su papel, ya que las mujeres desempeñan diversas funciones, oficiales o no. En este estudio se ha optado por centrarse en las mujeres de la familia que son accionistas, empleadas o propietarias trabajadoras en la empresa o que forman parte de la familia sin ocupar un puesto ni poseer ningún capital social en ella. Estas mujeres pueden ocupar varios “lugares” en la familia. Pueden ser (abuelas), esposas, (nietas), hermanas, sobrinas, nueras, cuñadas, etc.”. No es de extrañar que los principales obstáculos a la participación de las mujeres provengan de las normas sociales y culturales que, de alguna manera, reflejan los estereotipos sexistas, todavía muy arraigados, que “están vinculados a una visión tradicional de los roles ‘hombre-mujer'”. No obstante, mientras estos estereotipos, o formas de discriminación según algunos autores, impiden que las mujeres sean reconocidas dentro de la empresa en un papel distinto al que los hombres tienden a asignarles, se observa una creciente implicación de las mujeres en las empresas familiares donde pueden ofrecer un innegable plus.

Empresas familiares europeas

Concretamente, el número de empresas familiares que registraron pérdidas el año pasado se triplicó en 2020 respecto a 2019, pasando del 4% al 12%. En relación a este aspecto, el 46% de las empresas no rindió beneficios, mientras que el 42% restante sí lo hizo. Por otro lado, en lo que respecta al volumen de negocio, más de la mitad de las empresas familiares (57%) lo vieron reducido: Una de cada cinco empresas sufrió un descenso superior al 20%. Según el Observatorio de la Empresa Familiar, el 36% consiguió aumentar su facturación; esta mejora, sin embargo, fue en su mayoría inferior al 10%.